EL ROMANCE DE LA NIÑA NEGRA.

 

Toda vestida de blanco,

almidonada y compuesta,

en la puerta de su casa

estaba la niña negra.

Un erguido moño blanco

decoraba su cabeza;

collares de cuentas rojas

en su garganta dan vueltas.

 

 

Las otras niñas del barrio

juegan en la vereda;

las otras niñas del barrio

no quieren jugar con ella.

Toda vestida de blanco,

almidonada y compuesta,

en un silencio sin lágrimas,

lloraba la niña negra.

 

 

Toda vestida de blanco,

almidonada y compuesta,

en un féretro de pino

reposa la niña negra.

A la presencia de Dios

un ángel blanco la lleva;

la niña negra no sabe

si ha de estar triste o contenta.

 

 

Dios la mira dulcemente,

le acaricia la cabeza

y hermosas alas blancas

a sus espaldas sujeta.

Los dientes de mazmorra

brillan en la niña negra.

Dios llama a los ángeles

y dice: "Jugad con ella".

 

Luís Cané, Argentina: 1897-1957


Este poema infantil, me trae placenteros recuerdos. Yo lo leía a mi hija Clarissa, hace tiempo. Ahora ella, lo leé a mis nietos.                Raúl Cadena.


regresar